Por qué hay un Día de las Niñas en las TIC

El Día Internacional de las Niñas en las TIC fue establecido por Naciones Unidas el cuarto jueves de abril. Su objetivo último es acabar con la brecha digital de género, un factor de desigualdad que afecta a las mujeres. 

¿Te suena el concepto de brecha digital? Seguro que sí:  es la desigualdad en el acceso, uso o incluso en el impacto de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) entre grupos sociales en función del lugar en el que viven, su cultura o el género. Por eso que hay una llamada brecha digital de género, que es la que afecta a las mujeres y que ha pasado por diferentes fases.

El acceso a las TIC

Cuando comenzaron a proliferar las TIC en la década de los 90 y principios de los 2000, el alto coste y la carencia de infraestructuras fueron factores que imposibilitaron el acceso a ellas para los colectivos más desfavorecidos a nivel global. Las mujeres estaban entre ellos por diferentes motivos: por su menor acceso a la educación, porque los trabajos feminizados tienen remuneraciones más bajas, por razones culturales...

Capacidades para usar las Tecnologías de la Información y la Comunicación

Una vez que el tener un smartphone, un ordenador y acceso a Internet se generalizó, la brecha digital de género ya no tuvo que ver con el acceso sino con las capacidades. Y eso está estrechamente relacionado con factores económicos y culturales. Un ejemplo: si las mujeres dedican más tiempo a tareas de limpieza, cocina y cuidado de mayores y menores, entre otros, tienen menos tiempo para aprender cómo abrir un blog, comprar por Internet o aprender a usar las redes sociales. La brecha es más amplia en las generaciones más veteranas. A menor edad, mayor igualdad en habilidades con las TIC. Sin embargo...

Los estereotipos y roles de género afectan a lo tecnológico

Superado todo esto, deberíamos haber llegado a la igualdad de género en lo digital. Sin embargo, nos encontramos que no: los roles y estereotipos de género están ahí.

"Las niñas y niños preadolescentes se apropian de las tecnologías digitales de maneras diferentes, desarrollando prácticas y habilidades igualmente diversas que configuran su competencia digital. Así se evidencia en investigaciones que alertan de la reproducción y enraizamiento de desigualdades preexistentes en materia de género a través del universo digital, apuntando en ocasiones a la existencia de cierta brecha digital de género que afecta intensamente a mujeres y niñas revelan, por ejemplo, que los adolescentes varones se encuentran en una posición más favorable en lo concerniente a disponibilidad, uso y formación en materia tecnológica, si bien las adolescentes manifestarían una actitud más positiva en relación a la integración y uso de las TIC en la escuela" (leer más en Actitudes de alumnado preadolescente ante la seguridad digital: un análisis desde la perspectiva de género).

La clave: tener referentes

La falta de referentes femeninos tiene mucho que ver: solo el 21,5% de los empleos en el sector tecnológico a nivel europeo los desempeñan mujeres, según el estudio presentado por la Comisión Europea Women in the digital age. En España, el 32% de las personas matriculadas en carreras STEM son alumnas. Y, como colofón, el 42% de las mujeres europeas que trabaja en tecnologías ha sufrido discriminación en su trabajo por ser mujer.

Buenas prácticas empresariales

Resaltamos tres iniciativas entre empresas y organizaciones del tercer sector para fomentar que las niñas se interesen y estudien carreras tecnológicas:

– La empresa Tecnilógica (ahora Liquid Squad) instauró una política de contratación igualitaria para romper la brecha de género, pero no fue suficiente porque no llegaban suficientes currículums de mujeres a las ofertas de trabajo, así que cambiaron la forma de presentar los puestos vacantes. Así consiguieron aumentar el número de trabajadoras.

– Actividad por el Día Internacional de las Niñas en las TIC: charla-debate “Cómo lograr que las niñas y jóvenes gitanas se interesen por las tecnologías”, de Fundación Orange, Womenteck y Fundación Secretariado Gitano.

– Google y Ayuda en Acción se alían para democratizar la educación tecnológica a través del proyecto Genios para niñas, niños y adolescentes.

¡Queremos ayudarte!

¿Quieres lograr una plantilla más equitativa? ¿Necesitas asesoramiento para incluir la perspectiva de género en la RSC de tu empresa? Podemos ayudarte.

 

CONTÁCTANOS

Qué hacer por el 8M en tu empresa

8M

Si te planteas hacer algo por el 8M en tu empresa pero no sabes qué, te damos 8 consejos con buenas y malas prácticas que hemos observado en el Día Internacional de la Mujer. Y es que es una fecha ineludible en el calendario social desde hace años, que lo es cada vez más en el ámbito profesional. ¿Vais a "celebrarlo"? 

1- Vas a mandar un email y empiezas por "Feliz Día de la Mujer Trabajadora".

Ups... Todas las mujeres lo son, solo que para millones su trabajo es no remunerado (de cuidados, de "ayuda" en el campo o en las fábricas) y, por tanto, no reconocido como tal. Mejor quitar lo de trabajadora. Se trata de una jornada reivindicativa, aunque las demandas se hagan de forma festiva. Nuestro consejo: no felicites. Sugerencia: pon en contexto a la plantilla. Cuenta el por qué de este día, desde cuándo, por qué sigue siendo un día necesario.

 

2- "Gracias por ser las mejores compañeras/hermanas/hijas/esposas", "por hacer nuestra vida más agradable", "por estar siempre sonrientes..."

No es el Día de San Valentín, sino la fecha señalada para reivindicar igualdad real de derechos. Un ejemplo: la brecha salarial en España es del 22,34% según el Instituto Nacional de Estadística. Además, el perfil más habitual de la persona desempleada en nuestro país es el de mujer, de entre 35 y 44 años y con alto nivel educativo.

 

3- Haz visibles a las mujeres de la empresa.

Cuidado con caer en la típica publicación con foto que parece que muestra productos en vez de personas. ¿Por qué no, mejor, hacer una foto de la persona en su puesto de trabajo, contar quién es, qué hace en la empresa, logros...? Da a conocer que tu firma contrata mujeres y en diferentes áreas y niveles de responsabilidad: desde la veterana que es directora al personal de limpieza y al talento más joven que se acaba de incorporar.

 

4- Sensibiliza. Una buena forma de celebrar esta fecha es dando formación en feminismo a la plantilla. Puedes empezar por socializar el Plan de Igualdad (¿aún no tenéis uno? ¡Te ayudamos!), explicar cuáles son las medidas de conciliación, hablar de la corresponsabilidad...

 

5- Voluntariado corporativo. Contacta con organizaciones que fomentan que las niñas y adolescentes tengan referentes femeninos en carreras y profesiones consideradas tradicionalmente como masculinas. ¿Te gusta la idea? Pregúntanos y te contamos más.

 

6- Ellos también cuentan. Una charla sobre nuevas masculinidades es necesaria porque los hombres también están andando el camino hacia la igualdad en la sociedad y en el mundo empresarial.  Muestra a la plantilla quiénes son los empleados estrella: esos trabajadores hombres que han reducido jornada para cuidar de menores o personas mayores, o que han disfrutado toda la baja por paternidad.

 

7- ¡Que todo el mundo participe! Organiza un concurso interno de microrelatos, cortos, teatro; invítales a organizar una feria; envíales una encuesta sobre cuál es su visión de la igualdad de género en la entidad. ¡Hay muchas opciones!

 

8- Por último... ¡Contacta con Sibilas Consultoras! Estamos deseando acompañarte en el camino a la igualdad.

¡Queremos ayudarte!

El acompañamiento a las empresas en la elaboración de sus planes de igualdad es uno de los servicios que ofrecemos 

CONTÁCTANOS

"La consultoría de género es imprescindible para la Administración, empresas y ONG"

Rosa San Segundo, catedrática y directora del Instituto de Estudios de Género de la Universidad Carlos III de Madrid, explica las ventajas que aporta el plan de igualdad a la empresa.

El Instituto de Estudios de Género nace en 2012. ¿Cuál es su razón de ser? ¿Cómo y por qué surge?

El Instituto surge por la necesidad de que se estudie, y haya docencia e investigación, con perspectiva de género. No había nada en la Carlos III: había dos pequeños grupos de investigación, uno de Humanidades y otro de Sociología, que ya venían trabajando con perspectiva de género, y nos juntamos para crear un organismo que pudiera pedir proyectos de investigación, optar a ayudas como las del Instituto de la Mujer, dar docencia como la del título de Especialista en Gestión de Políticas de Igualdad y muchas más cosas. Pretendemos que se creen los estudios de género, igualdad y feministas. De hecho, hemos creado una plataforma estatal de institutos universitarios de investigación de género, que preside el Instituto, y han entrado todos los institutos de todas las universidades españolas. A partir de esa plataforma pretendemos que se reconozcan los estudios de género como disciplina académica.

Si se crean, se pueden abrir departamentos de género y y titulaciones. Hay un grado en igualdad en la Universidad de Barcelona y hubo otro en la Universidad Juan Carlos I que lo cerraron. Aspiramos a que haya docencia e investigación al mismo nivel que el del resto de áreas científicas.

La igualdad de género y la violencia contra las mujeres son temas que, con mayor o menor grado, ya forman parte de las políticas públicas españolas, europeas y globales. ¿Qué son las políticas de género y qué aportan a la sociedad?

Las políticas de género son las más interesantes y las que más avanzan. En ese sentido, un gran acierto en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero fue que se promulgaron muchas leyes a favor la Igualdad: la Ley Orgánica sobre Violencia de Género, la Ley de Igualdad, la Ley de Dependencia y otras  muchas que hacen que una sociedad evolucione. Las mujeres no somos violentas por socialización y porque estamos vinculadas a la vida. Ser madre es el mayor esfuerzo que se hace, desde el embarazo, el parto , amamantar, criar… Es un esfuerzo ímprobo. No violamos, no matamos.  En las guerras se viola sistemáticamente y no se viola con el pene, sino con cuchillos, fusiles, cristales… Entonces, cualquier avance que se haga para que las mujeres entren en la política u ocupen espacios hará del planeta un mundo mucho más adecuado. Estoy convencida de que esta crisis tan tremenda que tenemos, esta crisis económica, territorial, política, social , ecológica, a nivel de todo, es una crisis del patriarcado. El patriarcado ha hecho aguas, es un modelo que no funciona. Por eso cuando se hace algún avance hay ahora una reacción tan fuerte contra el feminismo.

El Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, establece que:

  • Las empresas de entre 150 y 250 personas trabajadoras contarán con un periodo de un año para la aprobación de los planes de igualdad (marzo 2020).
  • Las empresas de entre 100 y 150 profesionales dispondrán de un periodo de dos años para la aprobación de los planes de igualdad (marzo 2021).
  • Las empresas de 50 a 100 personas trabajadoras dispondrán de un periodo de tres años para la aprobación de los planes de igualdad (marzo 2022).
¿Cómo valoras la contribución del movimiento feminista a las políticas de igualdad?

El movimiento feminista en cualquier país lidera las políticas de igualdad. De hecho, la democracia no es votar cada cuatro años: es la sociedad civil organizada. Que el movimiento feminista sea fuerte significa que hay una políticas de igualdad fuertes, porque son [las feministas] quienes tienen conocimiento del tema, en violencia de género o cualquier tema de igualdad. Son las presiones del movimiento feminista las que inciden en la política. Por eso en España se han hecho buenas políticas, porque hay un movimiento feminista y social importante. En el Instituto una de nuestras prioridades es firmar convenios con organizaciones. Abordamos muchos temas porque trabajamos con el ámbito asociativo y feminista. Lo dice la Ley de Igualdad: la universidad tiene que trabajar con el movimiento asociativo para hacer avances, y creo que somos de los pocos institutos que lo practicamos.

Una de las novedades de los últimos meses ha sido la ampliación de la cantidad de empresas que deben tener plan de igualdad. Las que tienen en plantilla menos de 50 profesionales no están obligadas. ¿Qué ventajas implica tenerlo aunque la ley no les obligue a ello?

En todos los ámbitos, tanto en la administración pública como en la empresa privada, cuando las mujeres llegan a puestos reconocidos o de gestión mejoran las relaciones y la gestión. A las empresas les diría que en todo aquello en lo que las mujeres penetran, la gestión es mucho más eficaz. Un ejemplo es el Instituto, donde tenemos muy pocos medios, pero con varias mujeres con mentalidad e inquietudes feministas que hacen una gestión súper eficaz de los recursos que tenemos.

Hay empresas que creen que un plan de igualdad les va a obligar a imponer cuotas o que personas sin preparación vayan a ocupar cargos. 

Un plan de igualdad significa hacer un análisis de cómo se está gestionando un centro y cómo, si se aplica la igualdad, mejora. Y eso de las mujeres inútiles en puestos se puede ver que en primaria, secundaria, en la universidad y posgrados las mujeres tienen calificaciones mucho más altas que los hombres en cualquier materia. De hecho se ve en los premios extraordinarios: son chicas. En la universidad, que se supone que es una meritocracia, debería regir eso. Y no. Eso es como cuando hace años las mujeres empezaban a conducir y se metían con ellas, pero se ha demostrado que tienen menos accidentes mortales.

En los procedimientos ciegos de la Administración Pública (oposiciones de notarías, judicaturas, el MIR…) el 80% de las personas que entran son mujeres. Cuando es por méritos, las mujeres entran de forma mayoritaria. En cambio, cuando es por cuestiones políticas, entran hombres.

Para que un plan de igualdad no se quede en un simple documento, sino que sirva para su cometido, ¿qué debe hacer la empresa? ¿Sus profesionales también pueden hacer algo al respecto?

Hacer un buen diagnóstico de la empresa, de cosas que se pueden mejorar y cómo mejorarlas. Y luego hacer docencia, explicárselo a la empresa. Lo ven como una amenaza y es algo que también pasa en la universidad. En la clase docente acomodada (catedráticos y titulares) hay muchos más varones que mujeres y en todo el trabajo mal remunerado son mayoría mujeres. Es que ellos lo ven como una amenaza. Ahora hay un sistema que evalúa desde fuera y ahí arrasan las mujeres. Está demostradísimo con datos ya consolidados.

El feminismo está siendo objeto de muchas críticas, incluso ataques, desde un sector político en España que pretende revertir muchos de los avances logrados ¿Qué se puede hacer desde la academia para frenar esta involución?

La gran medicina contra la violencia, el racismo, el sexismo es la educación, en primaria, secundaria y la universidad. Y, por supuesto, la investigación, porque la docencia sin investigación es estéril. La academia es imprescindible.

Cada vez hay más personas formadas en igualdad de género dispuestas a contribuir desde sus espacios personales y profesionales a la igualdad. ¿Qué crees que puede aportar el ámbito de la consultoría de género a la igualdad?

La consultoría de género puede aportar grandes cuestiones a la igualdad. Es imprescindible para las Administraciones públicas, entidades, empresas, instituciones, asociaciones y ONG, ya sean del sector del empleo, el urbanismo, la economía, la seguridad ciudadana y otros muchos ámbitos, pues en ellas se ha de introducir la perspectiva de género en su estructura y funcionamiento. Además, la consultoría de género ofrece asesoramiento para la implantación de mediadas de igualdad, de conciliación, de aplicación de la  perspectiva de género en las contrataciones del tipo que fueren, para la implantación y desarrollo de  planes de igualdad, de protocolos de acoso. Tampoco podemos olvidar su función relevante en la formación e  investigación en distintos ámbitos con perspectiva de género. Una consultoría de género tiene gran futuro en sociedades inclusivas y democráticas que demandan valores entre sus objetivos y funciones. Tratan de aportar un saber experto en políticas de igualdad transfiriendo este saber científico a la sociedad, como ya practican numerosos países del norte de Europa,  donde esta consultorías son ya un modelo de desarrollo social.

Nosotras somos tituladas de la 1ª promoción del curso de Especialista en Gestión de Políticas de Igualdad de la Universidad Carlos III. ¿Estaba entre vuestros propósitos que el alumnado creara nuevo tejido emprendedor? ¿Qué supone para el IEG que vaya surgiendo las primeras iniciativas?

¡Una maravilla! Era uno de nuestros sueños, precisamente porque el Instituto no solo da docencia y personal investigador, sino que también trata de crear una escuela y empoderar a la gente que se forma en el Instituto. La universidad Carlos III tiene una característica desde su fundación: está muy vinculada con la gente que se ha formado en ella  y trata de que el vínculo no se rompa. Así que es maravilloso que estemos aquí, que estéis haciendo una empresa, liderada y por vosotras y gestionada por mujeres. Crear escuela y empoderar, no podemos pedir más.

¿Te apuntas?

Ponte en contacto con nosotras para que te contemos
cómo las políticas de igualdad pueden ayudar a tu organización

CONTÁCTANOS

Somos Sibilas Consultoras

Las mitologías griega y romana hablan de unas figuras muy importantes para sus sociedades: las sibilas, mujeres que ejercían de oráculos dando predicciones del futuro. Henar, Irene, Isabel y Gemma somos consultoras especializadas en políticas de igualdad y con amplia experiencia en gestión de proyectos y comunicación. Hemos escogido el nombre de estas sabias de la antigüedad para denominar el equipo multidisciplinar que conformamos y con el que acompañamos a empresas, organizaciones no gubernamentales, administración público, academia, asociaciones y particulares en el camino hacia el futuro cercano: un mundo en el que mujeres y hombres ejerzamos, de verdad, nuestros derechos en igualdad. ¿Quieres conocernos?

Si necesitas un plan de igualdad, darle un giro a tu comunicación corporativa, asesoramiento en cuestiones de género...

¡Consulta a las sibilas!

CONTÁCTANOS