El Día Internacional de las Niñas en las TIC fue establecido por Naciones Unidas el cuarto jueves de abril. Su objetivo último es acabar con la brecha digital de género, un factor de desigualdad que afecta a las mujeres. 

¿Te suena el concepto de brecha digital? Seguro que sí:  es la desigualdad en el acceso, uso o incluso en el impacto de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) entre grupos sociales en función del lugar en el que viven, su cultura o el género. Por eso que hay una llamada brecha digital de género, que es la que afecta a las mujeres y que ha pasado por diferentes fases.

El acceso a las TIC

Cuando comenzaron a proliferar las TIC en la década de los 90 y principios de los 2000, el alto coste y la carencia de infraestructuras fueron factores que imposibilitaron el acceso a ellas para los colectivos más desfavorecidos a nivel global. Las mujeres estaban entre ellos por diferentes motivos: por su menor acceso a la educación, porque los trabajos feminizados tienen remuneraciones más bajas, por razones culturales...

Capacidades para usar las Tecnologías de la Información y la Comunicación

Una vez que el tener un smartphone, un ordenador y acceso a Internet se generalizó, la brecha digital de género ya no tuvo que ver con el acceso sino con las capacidades. Y eso está estrechamente relacionado con factores económicos y culturales. Un ejemplo: si las mujeres dedican más tiempo a tareas de limpieza, cocina y cuidado de mayores y menores, entre otros, tienen menos tiempo para aprender cómo abrir un blog, comprar por Internet o aprender a usar las redes sociales. La brecha es más amplia en las generaciones más veteranas. A menor edad, mayor igualdad en habilidades con las TIC. Sin embargo...

Los estereotipos y roles de género afectan a lo tecnológico

Superado todo esto, deberíamos haber llegado a la igualdad de género en lo digital. Sin embargo, nos encontramos que no: los roles y estereotipos de género están ahí.

"Las niñas y niños preadolescentes se apropian de las tecnologías digitales de maneras diferentes, desarrollando prácticas y habilidades igualmente diversas que configuran su competencia digital. Así se evidencia en investigaciones que alertan de la reproducción y enraizamiento de desigualdades preexistentes en materia de género a través del universo digital, apuntando en ocasiones a la existencia de cierta brecha digital de género que afecta intensamente a mujeres y niñas revelan, por ejemplo, que los adolescentes varones se encuentran en una posición más favorable en lo concerniente a disponibilidad, uso y formación en materia tecnológica, si bien las adolescentes manifestarían una actitud más positiva en relación a la integración y uso de las TIC en la escuela" (leer más en Actitudes de alumnado preadolescente ante la seguridad digital: un análisis desde la perspectiva de género).

La clave: tener referentes

La falta de referentes femeninos tiene mucho que ver: solo el 21,5% de los empleos en el sector tecnológico a nivel europeo los desempeñan mujeres, según el estudio presentado por la Comisión Europea Women in the digital age. En España, el 32% de las personas matriculadas en carreras STEM son alumnas. Y, como colofón, el 42% de las mujeres europeas que trabaja en tecnologías ha sufrido discriminación en su trabajo por ser mujer.

Buenas prácticas empresariales

Resaltamos tres iniciativas entre empresas y organizaciones del tercer sector para fomentar que las niñas se interesen y estudien carreras tecnológicas:

– La empresa Tecnilógica (ahora Liquid Squad) instauró una política de contratación igualitaria para romper la brecha de género, pero no fue suficiente porque no llegaban suficientes currículums de mujeres a las ofertas de trabajo, así que cambiaron la forma de presentar los puestos vacantes. Así consiguieron aumentar el número de trabajadoras.

– Actividad por el Día Internacional de las Niñas en las TIC: charla-debate “Cómo lograr que las niñas y jóvenes gitanas se interesen por las tecnologías”, de Fundación Orange, Womenteck y Fundación Secretariado Gitano.

– Google y Ayuda en Acción se alían para democratizar la educación tecnológica a través del proyecto Genios para niñas, niños y adolescentes.

¡Queremos ayudarte!

¿Quieres lograr una plantilla más equitativa? ¿Necesitas asesoramiento para incluir la perspectiva de género en la RSC de tu empresa? Podemos ayudarte. 

CONTÁCTANOS